Warning: getimagesize(ic/circuit_cat08/CC08_J4.jpg): failed to open stream: No such file or directory in /var/www/vhosts/iom.cat/httpdocs/web16/plugins/content/multithumb/multithumb.php on line 1558

Warning: getimagesize(ic/circuit_cat08/CC08_J4.jpg): failed to open stream: No such file or directory in /var/www/vhosts/iom.cat/httpdocs/web16/plugins/content/multithumb/multithumb.php on line 1558
Multithumb found errors on this page:

There was a problem loading image 'ic/circuit_cat08/CC08_J4.jpg'
There was a problem loading image 'ic/circuit_cat08/CC08_J4.jpg'

Domingo 13 de enero. 11 de la mañana .Un cielo límpido arropaba un tiempo bonancible. El dios Eolo, de resaca del sábado, brillaba por su ausencia, haciendo del agua un espejo infinito.

Cuando llegué al dique ya había velas flotando en la calma, sus reflejos en el agua dibujaban pares de alas quietas, como de gaviotas varadas. Todo apuntaba a una jornada  tranquila de apertura de año, sin consecuencias trágicas...

 

rescat del Zigzag

…pues va ser que no.

 

El party que se empezó a montar en el dique cobra cuerpo: 13 barcos van a ir al agua, doce diseños diferentes. Se presentaba un nuevo Patrón, Juanjo, con un precioso triple crown de madera .Gente con cámara de fotos se mezclaban entre patrones que hurgaban en las tripas de sus barcos. Joan con manos de cirujano estaba haciendo un trabajo fino de trimado. Oscar miraba el mástil  de su barco a vista de pájaro ( cada uno mira como lo que es), Albert y Ernest, eficaces y madrugadores al máximo, ya tienen sus barcos remojados hace tiempo .

Es necesario hacer mención de la presentación del “Sword one”, un diseño de Antonio Espada fuera de la corriente, una solución espectacular que no pudo demostrar todo su pòtencial por problemas de puesta a punto, pero que de seguro que lo volveremos a encontrar en quince dias, el tres de febrero.

11,30 horas.
El bullicio fue dando paso al susurro reverencial: la desafiante mirada de los patrones, lobos de mar avezados en las más duras condiciones , forja de una estirpe de orgullosos marinos, tiembla ante la llegada de Margarida, nuestra jueza. Un lujo de jueza que bajo un guante de seda sabe llevar el control de las regatas con pulso de hierro.  Mientras se mete entre pecho y espalda un café que a cualquier mortal  hubiese abrasado hasta la campanilla, toma control de la situación y tras comentar la posición de las boyas, comienza sobre las 12,45 la primera regata.

En las primeras mangas, nada que no fuese normal: El topiko de Joan nos enseñaba constantemente la popa (alguno dice que ha visto la proa, pero no ha podido demostrarlo), el zigzag de cuco echando leña al fuego y el Ghost de Oscar  solo se intuía como una inquietante presencia azulada  pasando como una exhalación al lado de tu borda ( que sepan estos tres listos que les sigue muy de cerca toda la flota y que  esto se va a acabar ya , por éstas!)

Fue en la quinta prueba cuando se produjo el inverosímil naufragio del zigzag de Cuco que nos dejó a todos helados. ¿Fue quizás la primera acción ejecutiva de la flota para acabar con los liderazgos?, lo dudo, porque somos muy nobles y muy guapos, pero por si acaso, Joan y Oscar , guardad vuestros barcos en garaje y no los dejéis en la calle , que ya sabéis que quien no corre, vuela.

Después de un rescate laborioso pero sin inmersión (el día no acompañaba), Joan y Cuco logran recuperar el zigzag y llevarlo a la UVI, de donde aún no sabemos cómo ha salido.

Quedaron así dos patrones punteros fuera, a los que se suma Oscar que pierde dos salidas por problemas de escotas (empiezo a pensar que sí era una accion ejecutiva de la flota aquello del naufragio del zigzag). Ahora ya dibujaba Sergi una amplia sonrisa y pedía más ritmo viéndose  lider de la jornada, y era Xavi el que también aprovechó la situación y tras no participar en la cuarta y quinta prueba por “cuestiones familiares” sigue regularmente a Sergi  hasta el final. ( que fíjate tu que creo que ya sé yo quien pudo boicotear cierto barco…)

Pero las emociones no habían acabado todavía, cuando se planteaba la posibilidad de una novena prueba, el “Outlaw” de Nacho encontró una brecha en la escollera y desconectándose hábilmente de la opresora emisora de su patrón atravesó el paso y se lanzó mar adentro, quien sabe si quizás hacia su Australia natal? ( que digo yo que podía haber convencido a su compatriota y descendiente, el temible “Ghost”, e irse juntos,- lo siento Oscar, chico, pero eso te pasa por no dejar ganar al resto, sobre todo a mi-).

Imponiendo su autoridad, Margarita se erige en comandante de la expedición de rescate, (ningún barco abandona  el campo de regatas sin mi autorización!), domina la situación, agarra el pequeño dingui, espabila al atribulado Nacho, mete a Nacho en el Dingui ( que escora peligrosamente ante la embestida de 90 kilos -suelo pesar 86, pero ya se sabe, las navidades…-), arranca el motor, saluda a la expectante flota que no reaccionaba desde el dique, otea el horizonte, calcula distancias, suelta el cabo, aquilata las corrientes, fija la deriva, traza la estrategia… y el barquito no embraga.

El “facineroso” va entrando en la brecha y la cara de Nacho próxima al paroxismo dedica cariñosas palabras al reticente motor (vamos cabr-Piiii, venga hijo de Pi…., o sales pitando o te jo-piii vivo).

Embraga el motor, sale cortando el agua el dingui, el outlaw jugueton ya solo enseña el copete del mastil entre las rocas, hasta el viento se para ante la tragedia… y llegamos tarde a la escollera.Por fuera!, por fuera!, grita Oscar ( ya sabéis, el patrón del otro barco australiano que podía haber acompañado al mío en su travesura, o irse él solo, caray).

En fin, salimos al mar libre, La determinación brilla en los ojos de la jueza. Sus cabellos como algas, su piel de nacar, su connivencia con las olas, me dicen que es una auténtica nereida. Con mano firme logra acercarme hasta mi “facineroso” que ya estaba en aguas profundas. Lo pillo por el back stay y le prodigo los más cariñosos reproches, (ven p´ca cabr-piii, pa viaje el que te voy a pegar yo cuando estemos en casa, ojalá te hayas rascao hasta los coj-piii en la escollera…)

En fin, llegamos al dique, y como digno colofón, Nacho haciendo gala de una acreditadísima agilidad, se queda a medias entre el dingui y el dique en plan puente colgante…

Ya en casa, recuerdo todo lo vivido: el sol, la aventura, los abordajes involuntarios que cometí y los que vi cometer, la ayuda que he recibido (gracias Joan por el trimado) y que otros han recibido , y no pude evitar que apareciese en mi cara una sonrisa de satisfacción como para que se me oxiden los pendientes.

Ah!, y encima luego me entero de que he quedado septimo en el ranking del dia.Miel sobre hojuelas.
Top